Enrique VIII y cinco bufones. Está buscando cuál de ellos se atreverá a contradecirle, cantando el intervalo pero en sentido contrario.